Home
Acceso clientes
 

Dentro del Parque Natural de Ses Salines de Formentera habita el mayor y más antiguo ser vivo del mundo. Se trata de la posidonia oceánica de 8 km y 100.000 años de edad, dentro de un conjunto posidónico de 700 km2 siendo el 78% de las reservas planetarias de esta planta submarina, la cual se propaga por polinización y crece en altura a razón de 1m cada 100 años hasta longitudes de 40m.

El Parque Natural de Ses Salines de Formentera es el lugar del mundo que recibe la mayor cantidad de biofotones del sol.

Este privilegio ha estimulado la vida y el crecimiento de la posidonia, que se extiende por el fondo marino formando una gran pradera genéticamente exacta desde hace 100.000 años.

La posidonia incrementa enormemente el nivel de oxígeno y provoca el filtrado natural de las aguas del mar que rodean la isla de Formentera dejándolas cristalinas y puras como en ningún otro lugar de la tierra. Son estas aguas marinas orgánicas las que alimentan los estanques de Ses Salines de Formentera.

Dentro de Ses Salines se obtienen de manera significativa las trazas de más de 20 minerales y oligoelementos derivados de las aguas marinas ya purificadas de esta forma natural y única en el mundo, que a su vez reciben los beneficios de la elevada energía procedente del sol sobre este paraje natural.

Así, dicha energía queda integrada dentro de nuestras sales marinas orgánicas y minerales, como el silicio, el potasio, el magnesio, el calcio, el litio, el cinc, el manganeso, los sulfatos, el boro y el bromo, entre otros, todos ellos de gran importancia para nutrir su cuerpo con energía renovada, se trata de la sal de Formentera.

Por todo ello, Ses Salines de Formentera ofrecen las sales y los minerales orgánicos de mayor calidad para promover su bienestar y su salud.